maridar vino blanco

Qué es el maridaje de vino. Con qué maridar un vino blanco

Hay algo que se ha puesto muy en boga y es el maridaje de vinos con la comida. Ahora muchas personas comentan con ilusión, y a veces arrogancia, con que vino maridaron este plato, si eligieron tal vino para otro plato, que si el vino tinto es mejor para las carnes, pero hay que evitarlo en el pescado… 

Y así hasta el infinito. 

La verdad es el maridaje es experiencia increíble, una forma de descubrir nuevos sabores en comidas ya conocidas, una manera para equilibrar un plato y una vía para conseguir que una velada sea más agradable. Pero, sobre todo, el maridaje te servirá para disfrutar aun más de tus platos favoritos.  

Si aun no sabes qué es el maridaje y todas sus bondades, no te preocupes, desde Bodegas Altanza te explicaremos todo lo que necesitas saber de maridaje de vinos para llevar tus comidas a un siguiente nivel. 

¿Listo para disfrutar de una experiencia gastronómica? 

Qué es el maridaje. Con qué se puede maridar  

Primero vamos a desterrar un mito: el maridaje se puede hacer con cualquier bebida, no solo con el vino.  

El maridaje es la combinación de una bebida con un plato determinado. En el maridaje lo que busca es el equilibrio, lo cual se consigue cuando todos los sabores de la comida y bebida se sienten sin que ninguno predomine sobre otro.  

Hay que entender que el comer es una experiencia sensorial de sabores, texturas y aromas, por lo que la bebida que lo acompañe tiene que bien complementarla o contrastar con ella. Y todo esto pasa en un par de segundos: mientras se mastica y se traga, todos los sabores se degustan en la busca, incluyendo el del líquido que se integra a los otros.  

Esto es lo que se conoce como maridaje. Y esa es la razón por la que se puede maridar con cualquier bebida. Al fin y al cabo, la percepción del gusto es muy personal. Solo tu sabrás valorar lo que te gusta y no. 

Maridar con vino 

Si se puede maridar con cualquier bebida, ¿Por qué solemos maridar con vino? 

En realidad, cada vez que elegimos una bebida para acompañar una comida ya estamos maridando. No obstante, cuando decidimos combinar una comida con vino, nos tomamos un tiempo para elegirlo. Y es que cada vino cuenta con un sabor, unas notas aromáticas y una textura única

El vino forma parte de nuestra cultura desde hace miles de años y su producción se ha vuelto tan elaborada, que el maridaje de los mismos se ha convertido en todo un arte.  

Aun así, hay algunas generalidades 

  • El vino tinto al tener un sabor más contundente marina mejor con carnes rojas
  • El vino blanco con su delicadeza acompaña a los sueves sabores de pescados y mariscos. 
  • El vino rosado, por su dulzura, combina mejor con postres. 

Sin embargo, no hay que tomar esto al pie de la letra, ya que también hay que tener en cuenta las características del vino que tenemos en la mesa, así como los ingredientes y especias que se usaron para preparar el plato. Por ello, te explicaremos qué comidas maridan mejor con en vino blanco.  

Así, la próxima vez podrás presumir delante de tus conocidos sobre tus conocimientos de maridaje.  

Maridaje de vino blanco. Con que platos combina mejor 

En general los vinos blancos combinan mejor con las carnes blandas, pero esto no es siempre cierto, en realidad los vinos blancos pueden maridar con una gran variedad de platos y comidas como: 

  • Pescados y mariscos: la combinación más conocida del vino blanco, ya que su frescura se combina muy bien con la suavidad de los sabores del mar. No obstante, si se trata de un pescado con un sabor potente como el salmón, mejor reservar un vino tinto para él. Dentro de las opciones para maridar el pescado recomendamos el Altanza Blanco variedad Savignon Blanc, porque sus notas frutales y cítricas, en conjunto con su luminosidad y frescura en el paladar se complementa perfectamente con el sabor marino de los pescados. 
  • Quesos: otro clásico del vino blanco. No hay cata en la que falte, y es que la cremosidad y acidez de los quesos acompaña perfectamente a la dulzura y suavidad del vino blanco.  
  • Arroces: los arroces, con sus miles de variaciones, son un plato predilecto para el vino blanco que es capaz de equilibrar todos los sabores. De hecho vinos blancos como La niña de mis ojos con su sabor semidulce y final goloso es perfecta tanto para un principal como para el postre.  
  • Pollo: el pollo y sus semejantes son de las pocas carnes que combinan mejor con un blanco que con un tinto por su delicado sabor. De todas maneras, siempre debes tener en cuenta los ingredientes utilizados al prepararlo para elegir bien el vino que lo maridará. 
  • Pastas: en estas elaboraciones, al igual que en los arroces, podemos encontrar desde preparaciones delicadas hasta contundentes y llenas de sabor, por lo que hay que tener cuidado a la hora de combinar. Los vinos blancos con las pastas combinan mejor si su salsa es blanca o marinera. 
  • Aperitivos y postres: la dulzura de los postres marida sin problema con la frescura de los vinos blancos. De hecho, es casi una obligación, tomar un vino blanco con los postres y aperitivos, ya que con un tinto los sabores dulces podrían quedar escondidos entre la textura del vino.  

Ahora que ya sabes con que puedes maridar tu vino blanco, empieza a experimentar y descubre un mundo de sabores nunca paladeado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Ir arriba