Aromas primarios, secundarios y terciarios en el vino

El aroma es uno de los componentes esenciales del vino. Cuando realizamos una cata, la fase olfativa es muy importante y nos aporta una idea bastante precisa de qué tipo de vino vamos a encontrar cuando lo probemos. Los aromas del vino se clasifican en tres categorías: primarios, secundarios y terciarios.

Estos aromas, aparecen en las diferentes fases de la vinificación e, incluso, evolucionan o desaparecen con el paso del tiempo. Son los siguientes;

Aromas primarios

Los aromas primarios, vienen determinados por la propia cepa, aunque también influyen otros factores, como la climatología, la zona de cultivo y el tipo de terreno en el que están plantadas las viñas. Muchos de ellos los podemos identificar apenas con estrujar el grano de uva y, cuando el vino es joven, son los más fáciles de identificar.

Los aromas primarios aportan notas florales (jazmín, acacia, espino blanco, clavel, madreselva, jacinto, azahar, rosa, lila, etc.) y frutales (grosella negra, fresa, frambuesa, mora, manzana, melocotón, pera, albaricoque, cítricos, limón, membrillo, piña, mango, lichi, etc.), así como minerales, procedentes del suelo (yodo, tiza, pedernal…) y, en algunas variedades, especias, como aromas a pimienta, a nuez moscada o a clavo.

Por ejemplo, en las uvas de la variedad Tempranillo, presente en todos nuestros vinos tintos, encontramos notas a frutos rojos, como fresas, frambuesas, picotas, grosellas, regaliz…

En el caso de la variedad Sauvignon Blanc para elaborar nuestro vino blanco, encontramos notas herbáceas como la hierba recién cortada, además de flores, frutas tropicales y cítricos.

Aromas secundarios

Los aromas secundarios proceden de la fase de fermentación del vino (alcohólica y maloláctica). Es en esta fase donde aparecen las notas a levadura, a miga de pan, a mantequilla, bizcocho, panadería, yogur, etc. La mayor o menor intensidad de estos aromas viene determinada por el proceso de fermentación, la temperatura a la que se lleve a cabo, etc.

Aromas terciarios

Por último, los terciarios aparecen durante la fase de envejecimiento del vino. Por este motivo, también son conocidos como aromas de evolución. Ya sea en depósitos, barricas de roble o en las propias botellas, durante la fase de envejecimiento los aromas se van modificando. Con la aparición de estos aromas terciarios es cuando hablamos de “bouquet” del vino.

¿Por qué se produce esta evolución? Básicamente por el aporte de oxígeno, que provoca acciones químicas que modifican el equilibrio de esos aromas y los transforma. Por ejemplo, si los vinos se envejecen en barricas aparecen esos aromas a madera, vainilla, tostados o torrefactos. En la botella, pueden tornar hacia frutas maduras y compotadas o, incluso, cuero, en los vinos tintos; y frutos secos y miel en el caso de los blancos.

Hay que tener en cuenta que el vino es un elemento vivo, que continúa evolucionando a lo largo de toda su vida, incluyendo, por supuesto, sus aromas. Si dejamos un vino guardado durante mucho tiempo, sobre todo si no lo conservamos en buenas condiciones, estos aromas pueden evolucionar negativamente o desaparecer.

¿Quieres disfrutar de los aromas de nuestros vinos? Entra en nuestra tienda online, haz tu pedido y nosotros nos encargamos del resto. Portes gratis en Península a partir de 40€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba