No se puede realizar pedidos desde su país . United States

Bodegas Altanza

You can add anythings here

Bodegas Altanza vuelve a maridar arte y vino en su quinta entrega de la colección Lealtanza Artistas Españoles

Bodegas Altanza vuelve a maridar arte y vino en su quinta entrega de la colección Lealtanza Artistas Españoles

Bodegas Altanza vuelve a maridar arte y vino en su quinta entrega de la colección Lealtanza Artistas Españoles

Un año más la bodega de Fuenmayor vuelve a poner en valor el talento español a largo de los siglos. Y lo hace a través de su principal escaparate, las etiquetas de uno de sus caldos más valorados, el Rioja Reserva 2010.

La colección Lealtanza Artistas Españoles – Reserva 2010, que ya está a la venta, es una colección de producción limitada (14.000 estuches) y dedicada enteramente a Joaquín Sorolla, “el pintor de la luz” que puso las técnicas del impresionismo al servicio del paisaje mediterráneo.

Concretamente, las etiquetas reproducen tres de los cuadros más representativos del artista valenciano: “Paseo a orillas del mar” (1909), “Nadadores” (1919) y “Jardín de la casa Sorolla” (1919).

Bodegas Altanza hace así su particular homenaje a Sorolla tal y como lo hizo en anteriores ediciones con Miró, Dalí, Gaudí y Goya. Apuesta de nuevo por el arte y la oportunidad de “maridar en una misma botella de vino el placer de todos los sentidos”.

La bodega riojana asegura que “intentan estar cada vez más cerca de sus clientes y conocer mejor sus gustos”, subraya también, de su Reserva 2010 que “es sobre todo el vino de los exigentes, de los intrépidos y de los románticos”.

Entre sus principales características destacan “su intenso color cereza picota, un granate intenso con ribetes escarlatas (capa media). En nariz tiene fuerza, mantiene una viva frescura y vitalidad, con aromas a balsámicos, lácticos, notas minerales y frutos negros del bosque. Sus 18 meses de crianza en barricas nuevas de roble francés hacen que el vino presente unos tostados muy elegantes, finos recuerdos a vainilla y especiados. Por último, en boca es sedoso, persistente y conserva su tonicidad”.

Para Bodegas Altanza es “un caldo que alegra y convierte una actividad cotidiana en algo totalmente especial ”. Y a partir de hoy gracias a Sorolla es además “un vino con mucha luz”.